Lo que Gabriel García Márquez más admiró de Edgar Allan Poe

Ahora que el nombre de Edgar Allan Poe está en auge por la película ‘Los crímenes de la academia’, donde es representado, recogemos algunas reflexiones del nobel colombiano donde admite su admiración por él. 

Allan Poe en el cine

El actor Harry Melling interpretando al autor del cuento ‘El crimen de la calle Morgue’.

No a muchos les gusta la aparición de Edgar Allan Poe (Harry Melling) en Los crímenes de la academia, película que recién estrenó Netflix sobre una serie de dantescos asesinatos en una escuela militar. Y tal vez no agrada porque a veces se le nota atolondrado, más una pieza de humor que dramática. 

Se entiende su aparición por la época que recrea, y porque su literatura, como los cuentos de terror góticos que escribió, casan con la trama en la que él es un ayudante espontáneo de Augustos Landor (Christian Bale), quien debe esclarecer los hechos oscuros dentro de aquel lugar. Poe es estudiante, misterioso compañero de las víctimas, merecidamente sospechoso. 

El Poe auténtico (1809-1849) tuvo un paso fugaz por una escuela militar, pero no duró mucho, apenas un semestre. Lo suyo eran las letras, los relatos cortos y su peso sería innegable en otros autores. Su obra es perdurable, indestructible. Hace dos años, el Centro Gabo publicó esta reseña evocando un artículo que el Nobel escribió en El Espectador, Como ánimas en pena, donde menciona a varias de sus influencias, entre ellas el “cuento perfecto”, El caso del doctor Valdemar, de Poe. 

Dice el texto del Centro Gabo: Para el novelista colombiano, galardonado en 1982 con el Premio Nobel de Literatura, Edgar Allan Poe es unos de los más grandes escritores norteamericanos junto con Herman Melville y Nathaniel Hawthorne. Su admiración por el escritor estadounidense fue tal, que el 7 de octubre de 1949 escribió un artículo para el periódico El Universal en el que analizaba la visión del mundo de Poe e invitaba a su lectura. Lo tituló “Vida y novela de Poe” y fue publicado a propósito del centenario de la muerte del autor”.

Y selecciona siete apuntes sobre Edgar Allan Poe, a partir del texto del Gabo en el periódico cartagenero, que acá reproducimos.

  • Una persona trágica

La vida de Poe fue el cumplimiento de un itinerario trágico.

García Márquez y Allan Poe

Fue evidente la admiración del Nobel colombiano
  • La literatura de la impotencia

 El inevitable retorno de Poe hacia la necrofilia o, más concretamente, hacia el ideal de la amada muerta, es un síntoma de la exactitud con que la obra respondió a los conflictos interiores del autor. Poe era –en el más trágico sentido de la palabra– un impotente, a consecuencia de una lesión que sufriera durante la infancia. La totalidad de su obra, el ambiente trágico y desgarrado de ella, gira en torno a ese fracaso vital. La visión del mundo, el regocijado espectáculo de la creación debió llegarle a Poe a través de ese filtro tremendo de su sentimiento de inferioridad o –más exactamente en este caso– de su “certeza” de inferioridad orgánica. Toda la construcción argumental fracasa en cada pieza de Poe, se derrumba, se convierte en polvo –como la casa de Usher, de su cuento– en una derrota final que los freudianos atribuían a los “impulsos frustrados”.

  • Un escritor misterioso en extinción

 Es posible asegurar que la literatura norteamericana no registra un caso similar al suyo, ni una tendencia que pueda considerarse como la prolongación en el tiempo de esa sombría y tenebrosa línea de conducta estética creada por Edgar Allan Poe. Los norteamericanos –y en esto se diferencias fundamentalmente de los ingleses– perdieron el sentido del misterio

Trailer de ‘Los crímenes de la academia’.
  • Edgar Allan Poe, maestro de maestros

Conan Doyle, S.S Van Dyne, Ellery Queen, no estarían quizá disfrutando de su justo prestigio si no se hubieran escrito Las narraciones extraordinarias o El crimen de la calle Morgue.

  • La amarga personalidad de las palabras

 No es justo el penetrante Aldous Huxley cuando acusa al extraordinario narrador norteamericano de haber incurrido en la vulgaridad, al reincidir sistemáticamente sobre las situaciones de terror. Es necesario pensar que la reincidencia de Poe en su propia temática no es sino el resultado de una definida personalidad literaria, condicionada por una definida aunque amarga personalidad humana.

 

  • Hombre limitado, narrador sin límites

Conmovedora condición humana, finalmente, el sentimiento de impotencia, de insuficiencia, que limitó la posibilidad de Poe –como hombre– y que es la justificación de su torturante y desolada producción literaria.

  • Cuentos precursores de la deducción

El método deductivo empleado por los autores de la llamada novela de misterio –con el cual logró planes de maestría insospechada Conan Doyle– tiene su perfecto antecedente en El escarabajo de oro.

1 comentario en “Lo que Gabriel García Márquez más admiró de Edgar Allan Poe”

  1. Pingback: La larga historia de amor entre Charly García y el cine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *