Los 10 capítulos de la cuarta temporada de ‘The Crown’ (de ‘peor’ a mejor)

Los amores, las infidelidades y las intrigas, más su acertada producción, hacen de esta serie una de las joyas audiovisuales de este siglo. Un análisis de sus capítulos más recientes.

Matt Smith (el Duque de Edimburgo) y Claire Foy (la Reina Isabel), en las primeras temporadas de la serie. Crédito: Netflix.

Pol Morales Vidal*

Su calidad permanece inalterable, tan inalterable como Isabel II. Pasan los años, las temporadas, y The Crown se encamina con paso firme hacia la gloria final, convertida ya en la ficción más emblemática de la plataforma Netflix y con aspiraciones de erigirse en una de las grandes de la historia de la televisión.

Esta cuarta temporada no ha sido una excepción. Tras el enorme reto que supuso cambiar el rostro de todos los personajes en la temporada anterior, la cuarta llegaba con la presión de introducir a dos personalidades icónicas y antagónicas: la odiada Margaret Thatcher y la adorada Lady Di. A medida que los acontecimientos que narra la serie se acercan a la actualidad, crece la expectación. Y también el riesgo de caer en la caricatura. Sin embargo, ahí está Peter Morgan, su responsable, para mantener su linaje. Partiendo de la base de que ‘The Crown’ roza la perfección, aquí un ranking muy personal e intransferible con los diez episodios de su apasionante cuarta temporada.

10. The Hereditary principle (4×07)

Crédito: Netflix.

El capítulo arranca brillante. De forma simultánea, nos muestra el día a día, en un psiquiátrico, de dos mujeres con minusvalía psíquica, obsesionadas con la monarquía, hasta que descubrimos la realidad de este paralelismo. Las dos son familiares directas de una familia real que decidió internarlas y esconderlas de la vida pública. Quien lo descubre es la princesa Margaret, que se convierte en la protagonista del episodio más autónomo de esta temporada. Si por algo falla precisamente este capítulo es por la presencia de una Helena Bonham Carter que sigue sin estar a la altura de su predecesora, Vanessa Kirby. No por mala actriz sino por construir un personaje totalmente ajeno al anterior. Su escena en la playa, cuando le recrimina a su madre la falta de escrúpulos de la familia, roza la sobreactuación.

9. Avalanche (4×09)

Crédito: Netflix.

Aunque el episodio comienza con una de esas tantas escenas que nos quedará grabada en la retina, con ese regalo sorpresa que le brinda Diana a su marido en la ópera, termina convirtiéndose en el más cercano al culebrón de toda la temporada. Es el momento en el que asistimos a la palpable crisis matrimonial de los príncipes de Gales, y cuando la Reina y el Duque de Edimburgo se ven obligados a intervenir. A punto de dar un paso al frente y pedir la separación, Carlos desanda cuando Lady Di promete serle fiel y luchar por su matrimonio. Desde ese momento, mientras asiste a la imparable devoción hacia sí misma de su mujer (incapaz de apartar la mirada del televisor cuando están viendo su nueva interpretación en VHS), planea su revancha. Ignorándola por completo, obligándola prácticamente a cometer una nueva infidelidad, fuerza la excusa perfecta para volver con Camila. La imagen de Carlos, tras esta temporada, queda oficialmente por los suelos.

8. Gold stick (4×01)

Crédito: Netflix.

Es el capítulo de bienvenida de la nueva temporada y, sin embargo, no el mejor. Pero también imposible encontrarle algún defecto, ya que cumple con su cometido de presentar a los dos personajes estrella de esta cuarta tanda. “Las mujeres son demasiado sentimentales para los altos cargos”, le plantea la flamante primera ministra Margaret Thatcher a una atónita Isabel II en su primera audiencia. “Conmigo no tendrá ese problema”, le responde la monarca sin ser consciente de hasta qué punto pondrá a prueba su neutralidad. Por otro lado, la presentación de una jovencísima Diana Spencer; conscientes de la expectación que generaba entre los espectadores de la serie, los guionistas retrasan el momento unos segundos, cuando, en una visita a su hermana, Carlos no logra verla del todo debido al contraluz. También somos testigos del atentado del IRA que acaba con la vida de Lord Mountbatten, el tío del Duque de Edimburgo y el familiar más cercano del príncipe Carlos. Realmente, poco más se le puede pedir a 54 minutos de trama.

7. War (4×10)

Crédito: Netflix.

Tampoco el capítulo final de la temporada es el más memorable. Y tampoco resulta fácil explicar por qué. Simplemente, porque los siguientes en esta lista son mejores. El caso es que este último episodio recrea la despedida de Margaret Thatcher. Una despedida a traición y por la puerta de atrás, que culmina con una última audiencia en la que la reina le muestra sus respetos y le concede la medalla de honor a una primera ministra absolutamente devastada. En el capítulo también se recrean los acontecimientos entre Carlos y Diana, que culminan con una gran bronca final de la monarca a su hijo, que, más dura que nunca, vuelve a anteponer sus obligaciones como institución a las de madre. La conversación entre el duque de Edimburgo y su nuera también es antológica. “En este sistema, todos somos extraños, solitarios e irrelevantes. Salvo una persona. Ella es el oxígeno que respiramos, la esencia de nuestro deber. Tu problema es que estás confundida acerca de quién es esa persona”, le advierte el consorte mientras aparecen los rostros de todos esos extraños. El plano final de Lady Di, con una cara que refleja el dolor y augura tragedia, soberbio.

6. Terra Nullius (4×06)

Crédito: Netflix.

Un anodino tour por Australia de los príncipes de Gales se convierte en toda una montaña rusa para la relación y en el estímulo para la enorme popularidad de Diana. La gran acogida a la princesa del pueblo, al otro lado del mundo, es un arma de doble filo. Lo que podría ser un espaldarazo para la imagen de la monarquía se transforma también en un problema desde el momento en que Diana le roba todo el protagonismo a su marido, convertido en una mera comparsa de su admirada mujer. El capítulo contiene varios momentos memorables, como la reconciliación momentánea en un rancho junto a su hijo, pero, sin duda, la cúspide se produce en la recreación de ese baile benéfico en el que Lady Di acaparó todos los flashes con su vestido azul.

5. The Balmoral Test (4×02)

Crédito: Netflix.

Desde la tercera temporada, con el intervencionismo de la familia real en las relaciones sentimentales del heredero de la corona, la serie comenzó a dibujar un retrato más oscuro, por momentos terrorífico, de la monarquía británica. En este episodio, con las visitas de Thatcher y Lady Di al castillo de Balmoral, la estampa se recrudece. El guion logra incluso que empaticemos con la primera ministra, que asiste atónita a una serie de desplantes y bromas internas que distan mucho de la supuesta educación que se le presupone a la realeza. Toscos, rudos, fríos, engreídos. No es de extrañar que la corona británica se haya posicionado por primera vez en contra de The Crown. Ya no son solo los acontecimientos que narra, más o menos ficcionados, sino el uso de toda una maquinaria cinematográfica (puesta en escena, banda sonora, etcétera) al servicio de una radiografía cada vez más crítica y cruda.

4. 48:1 (4×08)

Crédito: Netflix.

Contiene el inicio más sorprendente y épico de la temporada, con la aparición estelar de la que diera vida a los años jóvenes de la reina, Claire Foy, recreando el discurso que la monarca dio en 1947, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), durante su gira por los países de la Commonwealth. Mientras difunde su compromiso con la mancomunidad de naciones, un gran trávelin nos recorre por algunos de esos lugares hasta culminar en la Universidad de Oxford, donde una joven Margaret Thatcher culmina sus estudios. Acto seguido, y tras la imponente cabecera, la trama nos sitúa de nuevo en los años 80, mostrándonos a un señor de mediana edad que quiere convertirse en escritor. Se trata del jefe de prensa de la Casa Real británica, que acabará convirtiéndose en cabeza de turco del conflicto dialéctico que Isabel II emprende contra la primera ministra a través de los medios de comunicación. Su negativa a condenar el apartheid provoca que la reina abandone por primera vez su neutralidad política. El salto a los tabloides culmina con la audiencia más morbosa entre ambas, un auténtico forcejeo entre las dos mandatarias, la que dice lidiar con los problemas reales y la que sigue viviendo de los privilegios del pasado.

3. Favourites (4×04)

Crédito: Netflix.

El hijo de Margaret Thatcher desaparece en el rally París/Dakar. El acontecimiento que mantiene en vilo a la primera ministra se convierte en el detonante de la gran trama de este episodio a partir de un comentario que le confiesa sin tapujos a la monarca: se trata de su hijo favorito. Desde ese momento, Isabel II se plantea tan espinosa cuestión y visita a cada uno de sus descendientes para ponerse al día sobre sus vidas. La experiencia le servirá para constatar que en realidad conoce muy poco sobre sus cuatro vástagos, confirmando esa impotencia y esa incapacidad para ejercer como madre que la torturan desde joven. Por si fuera poco, el capítulo nos adentra de lleno en la guerra de las Malvinas, otra de las impopulares medidas que Thatcher tomó durante sus once años de mandato.

2. Fagan (4×05)

Crédito: Netflix.

Un acontecimiento aislado, cómo un hombre se cuela en Buckingham Palace y en la mismísima habitación de la Reina, sirve como pretexto para que la serie vuelva a ir mucho más allá de la simple realeza, para ofrecer un retrato de la Inglaterra real, la de las víctimas de la política de recortes sociales de Thatcher, la de los supervivientes del paro. La intrusión no solo sirve para mostrarnos a Buckingham Palace en la más estricta intimidad sino también para ofrecernos ciertos momentos de tensión, que terminan en esa conversación que nadie presenció pero que la ficción no duda en recrear para brindarnos una imagen más amable de Isabel II. La entrada de Fagan también servirá para que la reina sea consciente de su rivalidad con la primera ministra, que no duda en robarle todo el protagonismo tras la victoria en la innecesaria guerra contra Argentina.

1. Fairytale (4×03)

Crédito: Netflix.

Es, sin duda, el capítulo más desgarrador de la temporada, el que comienza como los mejores cuentos de hadas y termina convirtiéndose en toda una pesadilla, la que sufre una joven e ilusionada Diana de Gales comprometiéndose con su príncipe azul para comprobar, al poco tiempo, que la vida en palacio es de todo menos un sueño. La secuencia de Lady Di patinando sola por los salones del edificio es ya todo un icono de esta temporada. Durante el episodio también tiene lugar el esperado encuentro con Camila, un almuerzo en el que la futura princesa es consciente de la magnitud de la tragedia, del cariz de una rival que jamás podrá vencer. Los minutos finales se detienen justo antes de la boda con Carlos, un momento que la serie decide no recrear, probablemente, porque forma ya parte de buena parte del imaginario colectivo. Con su imponente vestido de nupcias y su aterrado rostro es suficiente para ponernos en la piel de Diana, posicionamiento claro de una serie que ha venido para maravillarnos a todos, salvo a los homenajeados.

*En Twitter: @pomovi

 

 

2 comentarios en “Los 10 capítulos de la cuarta temporada de ‘The Crown’ (de ‘peor’ a mejor)”

  1. Pingback: ‘WandaVision’, la mayor osadía de Marvel - La rueda suelta

  2. Pingback: Un guiño a Tarantino, lo nuevo del creador de ‘La casa de papel’ - La rueda suelta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *