Los 10 mejores libros de 2020

Un par de ensayos y novelas que abarcan temas como el fascismo, el crimen o el conflicto colombiano, entre lo mejor que circuló este año en librerías colombianas y plataformas digitales. 

El libro ‘M, el hijo del siglo’, que hace parte de esta lista, narra cómo se dio la llegada de Benito Mussolini al poder. Crédito: Wikimedia Commons.  

Luis Fernando Afanador *

En el año de la pandemia, del que pocos han salido indemnes, el mercado editorial no fue la excepción. Las novedades o lanzamientos no abundaron, pero hubo títulos que por su calidad bien vale la pena destacar.

1. El infinito en un junco

Irene Vallejo

Como una apasionante aventura, en un ensayo heterodoxo que contiene narrativa, autobiografía, análisis, deliciosa erudición, referencias a películas y a la actualidad, la filóloga española Irene Vallejo nos cuenta la historia del libro, que no es otra cosa que una épica contra el olvido y la destrucción. Libros de piedra, de juncos, de piel, de árboles, y ahora, de luz: los e-books. Han vivido tiempos oscuros de censura, han sido quemados y proscritos. Pero también han sobrevivido gracias a héroes anónimos, para preservar las mejores cosas de este mundo.

2. M, El hijo del siglo

Antonio Scurati

Un libro notable. Nos cuenta la llegada al poder de Benito Mussolini. Cómo se fue construyendo el fascismo, cómo eran Italia y Europa a comienzos del siglo XX. Pero lo hace como si los hechos estuvieran ocurriendo en el momento en el que lo leemos. No hay una distancia histórica, no estamos lejos de lo que está sucediendo. La narración tiene la urgencia del presente, la urgencia de la crónica. Una suerte de work in progress de una dictadura. Y aunque conozcamos el desenlace, queremos saber qué ocurrió, llegar hasta el final.

3. 1793

Niklas Natt Och Dag

No me gustan los thrillers históricos, pero este me encantó por varias razones: está muy bien escrito; el ex soldado Mickell Cardell y el abogado Cecil Winge, sus protagonistas principales, son maravillosos; la Estocolmo empobrecida y maloliente, más cercana a la Edad Media que a la ilustración, es inolvidable. Por cierto, es la época de Rousseau – “El hombre es bueno por naturaleza”-, pero también, la de Sade: “El hombre es malo por naturaleza”. Es la primera entrega de una trilogía: ojalá no desfallezca.

4. Casas y tumbas

Bernardo Atxaga

¿Cuál es la figura que arma esta novela? Hay muchos personajes en épocas distintas, muchos puntos de vista, muchas historias sin relación aparente entre sí. Los temas de Atxaga, sí: animales, cuestiones de familia, el doble –dos amigos, dos hermanos, gemelos-, paisajes solitarios, minas, ingenieros, luchas políticas, torturas policiales, laberintos mentales, canciones, gags, el espacio rural comunicado con el mundo clásico (un jabalí fue el que le dejó una cicatriz a Ulises; Virgilio hablaba de pastores) y roto a partir de la irrupción de la televisión. ¿Y qué tiene que ver eso con nosotros? Mucho: “Hay dos clases de literatura, la que propone una vuelta por fuera (crímenes en Norlandia, pasiones en la corte china del siglo XII, traiciones letales en un campus norteamericano…) y la que en su propuesta incluye una vuelta más, la que el lector debería dar por dentro de sí mismo”.

5. Máquinas como yo

Ian McEwan

Al terminar esta novela queda la sensación de haberse bajado de un tobogán. Pasamos por el vértigo, el asombro, la diversión y el miedo. Y en tierra, menos mareados, podemos ver con claridad que hemos recorrido los temas que más nos inquietan en estos tiempos. Y que hemos leído, sin duda, una gran novela. Una novela que reúne un futuro que ya llegó y un pasado que no termina. Y, también, lo que habría podido ocurrir, ese privilegio que tiene el novelista de cambiar el no tan inexorable curso de los hechos. Inteligencia artificial, historia alternativa y la inefable pregunta de la novela: ¿qué nos hace humanos?

6. Lamento lo ocurrido

Richard Ford

Dicen que la novela es la que mejor explora la condición humana. Yo creo que es el cuento porque, sin dilaciones, ilumina un momento revelador en la vida de personas corrientes. Ese momento en el que comprendemos que “todo podría haber sido de otra manera”. Richard Ford es un maestro del cuento. A la manera de Chéjov, de Carver, nos instala en los fragmentos de vida de sus personajes y nos deja sobrecogidos con esos finales ambiguos, plenos de resonancias. Diez historias inolvidables, con un aire sureño, melancólico, nostálgico.

7. Río muerto

Ricardo Silva

La historia, a grandes rasgos, no nos es desconocida. Tiene que ver con eso que llaman “la sociedad civil atrapada en el conflicto”. Un pueblo de Colombia al que alguna vez llegó la guerrilla a imponer su terror, sus toques de queda y sus abusos, y después llegaron los paramilitares a hacer, más o menos, lo mismo. Y el tendero, el carpintero, el enterrador, es decir cualquiera, podía ser sospechoso de “haber auxiliado” al grupo que estaba antes y, por lo tanto, podía ser ajusticiado. Una historia real, una historia más de este país que alguien le contó al escritor y que él convirtió en literatura, es decir, en un hecho vivido.

8. La Madrina

Hannelore Cayre

Una traductora del árabe, en los departamentos de policía y judicial de París, viuda y con dos hijas, termina cruzando la delgada línea roja y se involucra en el tráfico de drogas. Por sus antecedentes familiares –su padre y su esposo trabajaban en actividades non santas- es proclive al delito. Conoció la abundancia y los refinamientos, por eso no se resigna a un presente gris, pequeñoburgués, de grisura y estrecheces. Sin embargo, la cuestión es más compleja. La traductora, a la larga, desprecia el dinero. Y eso la vuelve más interesante.

9. Atrapa la liebre

Lana Bastašić

¿Cómo contar una guerra? Se puede contar de dos maneras: directamente o con distancia. En vez de los hechos, siempre atroces, del inventario de muertos, mejor hablar de los efectos de la guerra. De sus huellas en las personas. Ese es el camino que escoge la joven escritora serbia Lana Bastašić, nacida en Croacia y criada en Bosnia. A partir de un viaje y el reencuentro entre dos amigas de infancia: Sara, ortodoxa y Leijla, musulmana. Un viaje de Mostar a Viena, lo cual quiere decir un viaje emblemático: desde la última provincia del imperio otomano hasta el corazón del imperio austrohúngaro. Una travesía por los Balcanes desgarrados, por los países en pugna feroz que dejó la Yugoslavia comunista de Tito. Pero esas son palabras mayores. Ellas solo van en un Opel Astra blanco, más preocupadas por confrontar sus recuerdos y recomponer su amistad averiada. Es la guerra, sí, pero en la elusiva memoria. Y contada por mujeres.

10. Necesidad de música

George Steiner

No es una casualidad que el último libro que publicó George Steiner, su testamento intelectual si se quiere, haya sido sobre la música. La música está presente en sus escritos e hizo parte esencial de su vida: “Mi incapacidad para cantar o tocar un instrumento me resulta humillante. Pero la música consigue ‘sacarme de mi mismo’, o más exactamente, me ofrece una compañía mejor que la propia”. Para Steiner, no hay un solo ser humano en el planeta que no tenga una relación con la música. La música, en forma de canto o de ejecución instrumental, parece ser verdaderamente universal. Es el lenguaje fundamental para comunicar sentimientos y significados: “La mayor parte de la humanidad no lee libros. Pero canta y danza”. Este libro reúne sus ensayos sobre música, dispersos en varias publicaciones y la mayoría de ellos inéditos en español.

*Crítico literario.

3 comentarios en “Los 10 mejores libros de 2020”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *